De la distracción a la dedicación: una invitación al «centro»