Cuando el Metaverso y los NFT no sean democráticos