«¡La Inteligencia Artificial acabará con la humanidad!» ¿O tal vez no?